Las 10 recetas más tradicionales con fuet

recetas con fuet

El fuet es una de las selecciones creadas para dar vida a nuestros embutidos. Nace como un producto creado en Cataluña y se suele consumir generalmente crudo. Está formado por una envoltura natural de tripa blanca o de una calidad inferior y artificial que hace la misma función y se puede comer.

Es un embutido, y como tal hay que comerlo con la combinación de otros embutidos o solo. Pero debido a la alta demanda de recetas y platos en nuestra gastronomía ya se puede seleccionar para innumerables recetas que pueden dar una gran calidad en la mesa. Entre estas ideas las vamos a numerar en las siguientes líneas para que puedas aplicar el fuet como ingrediente principal o como combinación en muchos de los platos tradicionales.

Orígenes del fuet y cómo se elabora

recetas con fuet

Su origen data de hace más de 5.000 años ya que aparece en numerosos indicios de que podría usarse para elaborar este particular embutido. No obstante, aparece en recetarios de la época barroca y dónde se estable su origen en Cataluña. Su elaboración es la misma a la que conocemos hoy en día, con su grosor particular y en formato redondo. Tan solo se puede diferenciar en parte por el tipo de carne que se utiliza, en el proceso de fermentación o las especias utilizadas.

¿Cómo se elabora y de qué parte del cerdo procede?

La carne del fuet está elaborada con carne porcina y pancetas picadas. Además, se le añade pimienta negra y otras especias, con una tripa embutida del intestino delgado del cerdo. Todo ello se dejará madurar durante un tiempo para que se produzca su curación. El moho que se produce alrededor de proceso está producido por las bacterias peinicillium nalgiovense, cuya finalidad es proteger la carne y evitar el desarrollo de bacterias perjudiciales.

La piel del fuet está formada por las propias tripas del animal, por lo que se puede comer todo junto sin ningún problema. El color blanco que aparece a su alrededor se debe al proceso de fermentación y de los hongos que aparecen. Su presencia y la forma de fermentación ayudan en muy buena parte para mejorar la calidad y el sabor del producto final. Como nota, el fuet que encontramos en los supermercados se suele fabricar con piel sintética, en este caso no es recomendable consumirla, pero sí que se puede comer junto al propio embutido.

¿Qué diferencia existe entre el fuet y el salchichón?

Generalmente el salchichón y el fuet están elaborados bajo los mismos ingredientes, pero con algunas pequeñas diferencias. El salchichón está compuesto por carne magra de cerdo, con mucha más pimienta negra en grano y algunas especias como la nuez moscada o el clavo. También va envuelto con tripa de cerdo, pero su forma es lo que le diferencia.

El salchichón es de mayor tamaño, es más grueso y tiene una mayor longitud. Frente al fuet que es mucho más estrecho y tiene una longitud mucho más corta. Debido al grosor de ambas piezas, hay que valorar que el tipo de curación no será igual.

10 recetas tradicional hechas con fuet

receta de tostadas con fuet

Detallamos algunas de las ideas para que puedas preparar con el fuet y con total garantía, muchas de las recetas tradicionales que conocemos.

  1. Fuet para preparar rellenos

Cuando tengamos que rellenar piezas grandes como pollos, pavos o carnes como lomos o solomillos, se puede incluir el Fuet dentro del relleno. Se puede usar como alternativa o acompañamiento a la carne picada, carne de salchicha o sustituto del jamón serrano.

  1. Tartar de Fuet con tomate Cherry

Esta receta es muy sencilla. Hay que picar todos los ingredientes muy finos y mezclarlos bien sobre una tosta crujiente de pan. Ingredientes: 1 fuet, 8 tomates Cherry, 1 cebolleta pequeña, 1 cucharadita de alcaparras, 1 cucharadita de mostaza, 1 cucharadita de salsa Perrins y AOVE al gusto.

  1. En tostas o canapés

En una tostada pequeña o grande de pan colocaremos una base de tomate y por encima unos taquitos pequeños de Fuet. Agregamos nuevamente por encima queso rallado mozzarella, semi curado o tipo camembert. El resultado es espectacular, ya que, si lo gratinamos al horno, el queso transmitirá mucho mejor esa combinación de sabores.

  1. Pizzas de cualquier gusto con Fuet

Prepara la pizza tradicional con una base de tomate y queso mozzarella rallado por encima. Agrega los ingredientes que quieras y que podrían combinar perfectamente con el Fuet. Prácticamente la idea original de la pizza es otra de las recetas que combinan con cualquier ingrediente.

  1. Macarrones o espaguetis con picadillo de fuet y tomate

Elaboramos la pasta como de costumbre. En la salsa o base de tomate podemos freír un poco de cebolla y añadir el fuet en trocitos muy pequeños. Básicamente sería un sustituto ideal al tradicional picadillo de chorizo.

  1. Croquetas rellenas de fuet

Hay que reconocer que las croquetas admiten casi cualquier tipo de relleno. Y no se puede dejar pasar que podremos realizar unas croquetas dónde sustituimos el tradicional jamón serrano por el tradicional fuet. En realidad, es otra forma más suave de cambiar de sabor.

  1. Tortilla de patata con Fuet

¿Y qué decir de la tradicional tortilla de patata? Hemos combinado prácticamente de todo junto a la patata pochada, desde verduras, cualquier embutido o el queso azul. Pues no nos podemos perder añadir unos trocitos pequeños de Fuet.

  1. Huevos rotos con Fuet

Freímos patatas cortadas en tiras largas y apartamos en un plato. Freímos en el mismo aceite unos huevos, pero solo cuajando su clara y dejando la yema intacta. Colocamos los huevos encima de las patatas y los rompemos con ayuda de un tenedor y cuchara. Servimos acompañados con lonchas de Fuet.

  1. Ensalada con Fuet

Podemos hacer una ensalada con brotes de lechuga, canónigos y rúcula. Añadiremos tomates Cherry, cebolleta y algunos tacos de fuet. Una ensalada admite casi de todo, a si que puede añadir muchos más ingredientes a nuestro gusto.

  1. Bocados de Fuet con aceitunas

Son igual que los muffins salados. Ingredientes: 100 g de aceitunas sin hueso, 160 g de fuet, 350 g de harina de trigo, 2 huevos, 200 g de yogur natural, 50 ml de aceite de oliva, 1 sobre de levadura en polvo, 100 g de queso rallado, sal y 1 cucharadita de orégano.

Preparación: mezclamos huevos, aceite y yogur. Incorporamos el resto de los ingredientes muy bien troceados, la harina, la levadura, sal y el orégano. Lo metemos en moldes aptos para magdalenas y lo horneamos durante 20 minutos a 175°.

 

 

 

 

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.