Palitos de polenta y queso

Palitos de polenta y queso

¿Buscáis alternativas para vuestro aperitivo? Estos palitos de polenta y queso lo son. Crujientes por fuera y muy tiernos por dentro, podréis servirlos con el acompañamiento que mas os guste: mayonesa, salsa de tomate, guacamole… O con varios si tenéis invitados en casa.

La polenta forma parte de la tradición gastronómica italiana. Hecha a base de harina hervida es un recurso económico con el que acompañar muchos platos. Una vez cocinada, además, se puede dejar enfriar para crear preparaciones como estos palitos de polenta y queso que podéis freír u hornear.

La polenta tiene un sabor muy suave así que lo habitual es incorporar a la masa especias que le den chispa.  Nosotros hemos recurrido el pimentón, porque creemos que encaja muy bien con el queso, un ingrediente que además de sabor aportará cremosidad a la masa. ¡Probadlo!

La receta

Palitos de polenta y queso
Estos palitos de polenta y queso son perfectos como aperitivo acompañados de tu salsa favorita. ¡Priébalos! Son crujientes por fuera y tiernos por dentro.
Autor:
Tipo de receta: Aperitivos
Raciones: 20
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 380 ml. de caldo de verduras
  • 60 g. de polenta instantánea
  • 20 g. de mantequilla
  • 55 g. de queso rallado
  • Sal al gusto
  • Pimienta negra al gusto
  • ½ cucharadita de pimentón dulce
  • Harina para rebozar
  • Aceite de oliva virgen extra
Preparación
  1. Forramos un molde de 20×20 cm. con papel film transparente.
  2. En un cazo calentamos el caldo de verduras hasta que hierva. Entonces incorporamos la polenta y cocinamos el tiempo que indique el fabricante a fuego medio sin dejar de remover con unas varillas hasta que espese.
  3. Una vez haya espesado, retiramos del fuego y añadimos la mantequilla, el queso, la sal, la pimienta y el pimentón. Mezclamos, probamos y añadimos mas condimentos si fuera necesario.
  4. A continuación vertemos la masa en el molde y cubrimos con papel film, de forma que este toque la superficie de la masa. Dejamos templar media hora y después lo metemos a la nevera una hora mas como mínimo.
  5. Pasado el tiempo lo sacamos de la nevera y cortamos en palitos que enharinamos para freír.
  6. Para terminar freímos en aceite bien caliente por tandas hasta que estén bien doradas por todos lados. Si la temperatura del aceite baja la masa se deshará, así que no tengas prisa en hacerlos y eches todos a la vez.
  7. Servimos los palitos de polenta y queso ya fritos con nuestra salsa favorita.

 

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.