Guisantes con huevo y jamón

Cualquier plato con guisantes es una buena opción para cocinar en cualquier época del año. Es fácil encontrar guisantes en varios formatos, muy sencillos de mantener y muy socorridos para guardar en la despensa para muchas y diferentes ocasiones.

Tanto como para incluirlos en tu menú semanal para la familia, como para utilizarlos de forma ocasional para salvar una comida imprevista. Los guisantes son muy fáciles de cocinar, además de ser un alimento muy económico y una de las verduras que mejor aceptan los niños.

En este caso, vamos a cocinarlos con huevos y jamón. De esta forma tendrás un plato completo y que cubre todas las necesidades nutricionales. Puedes servirlo como plato único, ya que el huevo aporta la proteína necesaria, o puedes servirlo como un entrante ligero.

Guisantes con huevo y jamón
Guisantes con huevo y jamón serrano
Autor:
Cocina: Cocina española
Tipo de receta: Verduras, Huevos
Raciones: 2
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 1 lata de 250 g de guisantes
  • 2 huevos
  • 1 cuarto de cebolla
  • 50 g de jamón serrano a taquitos
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
Preparación
  1. Picamos la cebolla muy finamente y doramos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  2. Añadimos los guisantes con el caldo que llevan para su conservación.
  3. Dejamos cocinar los guisantes durante unos 10 minutos a fuego medio, sin dejar que se consuma todo el caldo.
  4. Cascamos los 2 huevos sobre los guisantes, dejando espacio entre si.
  5. Tapamos con una tapadera para que el huevo se vaya cuajando.
  6. Levantamos la tapa constantemente para que el huevo no quede demasiado hecho, añadir sal.
  7. Incorporamos los taquitos de jamón serrano.
  8. Terminamos de cuajar los huevos y listo, dejamos reposar unos minutos y servir.
Notas
Este plato puede hacerse con unas horas de antelación, así el caldo se consume completamente y los guisantes quedan más sabrosos. Para ello es importante que el huevo no quede excesivamente cuajado, ya que al calentarlo, puede quedar demasiado seco.

Si quieres añadir un toque diferente, añade un chorrito de vino blanco a la cocción de los guisantes.

¡Bon apetite!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta: