Croquetas de calabacín

Croquetas de calabacín

Las croquetas además de gustar a casi todos, admiten numerosas combinaciones de ingredientes. Nos permiten aprovechar restos de otras preparaciones o alimentos que están apunto de echarse a perder. Esa es la razón de que el fin de semana pasado me liase a preparar estas croquetas de calabacín.

Hacer las croquetas lleva un tiempito pero el resultado siempre lo compensa. Además, una vez puesta en faena una puede hacer una buena ración y congelar después las croquetas en pequeñas raciones para ir sacándolas a demanda. En casa no las consumimos habitualmente pero algún fin de semana, nos gustan como cena.

Las croquetas son además un fantástico entrante cuando uno tiene invitados. No sabemos cuando podremos volver a tener invitados de la forma que lo hacíamos antes pero probablemente las croquetas estarán en el menú. Sean de pollo, de setas, de espinacas o de calabacín volverán a tener un sitio en la mesa.

La receta

Croquetas de calabacín
Estas croquetas de calabacín son ideales como aperitivo pero también como plato para completar una cena ligera. ¡Pruébalas!
Autor:
Tipo de receta: Aperitivos
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 1 cebolla blanca
  • 350 g. de calabacín
  • 60 g. de mantequilla
  • 60 g. de harina de trigo
  • 600 ml. de leche
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Huevo
  • Pan rallado
Preparación
  1. Picamos la cebolla, pelamos el calabacín y lo cortamos en daditos.
  2. Ponemos dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén y sofreímos la cebolla 2 o 3 minutos.
  3. A continuación añadimos el calabacín, salpimentamos y salteamos el conjunto 10 minutos, hasta que el calabacín esté tierno y haya cogido color. Entonces, lo restiramos de la sartén y reservamos.
  4. En la misma sartén colocamos ahora la mantequilla a fuego medio para que se derrita. Mientras, en un cazo calentamos la leche.
  5. Una vez la mantequilla esté derretida y burbujee añadimos la harina y cocinamos un par de minutos. Después incorporamos poco a poco la leche caliente sin dejar de remover para que no se hagan grumos. Cocinamos a fuego suave y sin prisa, agregando sal y nuez moscada al gusto.
  6. Cuando la bechamel esté cremosa añadimos la cebolla y el calabacín y removemos. Cocinamos hasta que al pasar la cuchara por la masa esta deje surco.
  7. Retiramos entonces del fuego, colocamos en una fuente o plato la masa y la cubrimos con papel film de forma que este toque la superficie de la masa.
  8. Cuando la masa esté fría, cogemos pequeñas porciones y les damos forma con ayuda de dos cucharas. Después pasamos por huevo y pan rallado.
  9. La freímos en abundante aceite por tandas, para que la temperatura del aceite se mantenga constante y cuando estén doradas las sacamos y colocamos sobre papel absorbente.
  10. Después solo queda disfrutar de las croquetas de calabacín.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.