Propiedades y formas de cocción del coliflor

Esta verdura puedes consumirla cruda o ligeramente cocida en ensaladas o en diversos platos elaborados (sopas, escabeche, al horno con salsa blanca).

Es una fuente importante de vitamina C, vitaminas del complejo B, potasio, calcio, magnesio, fósforo, hierro y fibras dietéticas, beta carotenos que previenen algunos tipos de cáncer aunque también previene el deterioro de las paredes arteriales.

Se recomienda elegir los que sean limpios, firme y compacto con hojas verdes y tiernas. Para congelarla hay que blanquearla previamente hirviéndola unos minutos en agua.

Durante su cocción, que es muy rápida, despide olores desagradables que se evitan si se agrega un trozo de papa, la miga de un pan o un chorro de leche. Es ideal para la época invernal una porción de 90 gramos cubre las necesidades de vitamina C diarias.

Un comentario

  1.   Patricia Espinosa García dijo

    Soy estudiante de Nutrición y me gustaría saber que acción tienen el pan y la leche para absorver el olor a azufre que despide la coliflor cuando se coce.

    Gracias anticipadas
    Patricia Espinosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *