Garbanzos con espinacas

Potaje de garbanzos con espinacas

No hay mejor comida para calentarnos del frío otoñal que un buen guiso de cuchara como un buen potaje de garbanzos. Estos son una rica fuente de hidratos que junto con las espinacas forman un plato completo y saludable para toda la familia.

Por ello, hoy os hemos querido enseñar cómo se realiza estos garbanzos con espinacas para que así podáis comer uno de los platos tradicionales de nuestra gastronomía española, sobre todo la andaluza.

Ingredientes

  • 500 g de garbanzos.
  • 400 g de espinacas.
  • 500 g de tomate frito.
  • 1/2 vaso de aceite de oliva.
  • Pizca de sal.
  • Hoja de laurel.
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 rebanada de pan duro.
  • Trozo de chorizo.

Preparación

En primer lugar, pondremos los garbanzos a remojo con agua durante toda la noche y se utilizarán al día siguiente. A la mañana posterior, tiraremos el agua y lavaremos los garbanzos introduciéndolos en una olla express.

Pondremos a hervir los garbanzos junto con agua a fuego fuerte e iremos desespumando. Cuando ya no haya espuma agregaremos las espinacas y la sal hasta que menguen y mezclaremos bien. Taparemos la olla y cocinaremos entre 35-30 minutos con la válvula.

Una vez pasado este tiempo, apartaremos la olla del fuego y dejaremos escapar el vapor para poder abrirla y comprobar que los garbanzos estén un poco tiernos.

Mientras en una sartén tostaremos el pan duro cortado en dados para hacer el majao. En un mortero pondremos los dos dientes de ajo y el pan y vamos triturando para luego añadir el pimenón dulce y el aceite. Este majao lo volcaremos sobre nuestro potaje.

Pondremos la olla al fuego de nuevo, esta vez medio-alto, añadimos la hoja de laurel y la salsa de tomate natural y removeremos bien para que todo se mezcle. Añadiremos un poco de agua y cocinaremos unos 10-15 minutos hasta comprobar que los garbanzos ya están tiernos.

Un comentario

  1.   Elsie dijo

    I’ve made chickpeas and spnaich before, and while tasty, it always ends up way dry for me. And salty, though I usually know how to solve that. And not dry in a sort of tough-and-chewy way (how could it?) but a dry in a “I need to drink four glasses of water now” way.So, that’s a long way of saying: is this just me, or is it sort of how the dish ends up.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *