0

Crujientes de verduras con queso de cabra

Print Friendly

Crujientes de verduras con queso de cabra 600x450 Crujientes de verduras con queso de cabra

La receta de hoy, crujientes de verduras con queso de cabra, es una tapa o entrante muy sencilla y rápida de preparar. Tenemos la idea que la cocina lleva mucho tiempo, sin embargo si sabemos aprovechar las ventajas que nos da hoy el mercado, podremos realizar variedad de platos deliciosos y nutritivos en pocos minutos. Para eso debemos desterrar el mito que una buena comida cacera no pueda realizarse con productos congelados de calidad . Sabemos, además, que los alimentos industriales al congelarse deprisa y a muy baja temperatura mantienen intactos los nutrientes esenciales. Por el contrario la congelación doméstica produce una merma de los mismos.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Ingredientes

Crujientes de verduras con queso de cabra 1 600x450 Crujientes de verduras con queso de cabra

  • 4 hojas de masa brick
  • 250 gr de espinacas congeladas
  • 1 rollo de queso de cabra
  • 2 cucharadas de ajo picado congelado
  • 2 huevos duros (opcional)

Preparación

Ponemos a descongelar las espinacas en una sartén con un chorrito de aceite. Si hubieras comprado de las que vienen en cubos grandes mejor que la descongeles previamente en el microondas. Cuando estén blandas añadimos el ajo, sal, pimienta y ají molido. las dejamos sobre el fuego hasta que notemos que no tienen agua.

Encendemos el horno a 180º y nos ponemos a armar los crujientes. En primer lugar ponemos las cuatro hojas juntas y las cortamos por la mitad.

Tomamos cada mitad y las rellenamos. Ubicamos primero una porción de queso, un trocito de huevo y encima una cucharada de espinacas. pintamos todo el borde con huevo batido.

Tomamos un extremo y lo doblamos encima del relleno.

Con el otro extremo cubrimos como en la foto.

Pintamos con huevo el extremo superior, y luego enrollamos con cuidado empezando desde abajo. Dejamos los bordes del rollito hacia abajo para que no se desarme .

Los ponemos en una placa de horno con papel de hornear. Y cocinamos unos minutos hasta que doren.

Los comemos calientes.

Escribe un comentario